· 

FREE TOUR Colmar, ¡Gratis!

¿Estás en busca de un FREE TOUR en Colmar? ¡Entonces este post te puede interesar!

 

Antes de empezar a leer, pregúntate algo:

- ¿Aceptarías que un médico no cualificado te tratara?

- ¿Te subirías en un autobús de pasajeros con alguien sin carnet de conducir y sin seguro?

- ¿Aceptarías los servicios de un FREE dentista para extraerte una muela?

- ¿Confiarías tu defensa ante un tribunal a un FREE abogado o a tu cuñado?

 

Entonces, ¿por qué dejarías que te estafaran en tus merecidas vacaciones? Nadie da nada gratis.

 

El objeto de este post es presentarte la realidad de los FREE TOURS, pero como siempre, la decisión es tuya.

¿Qué es un free tour?

La gran mayoría de casos, excepto cuando son propuestos por algunas Asociaciones de Guías o con objetivos benéficos, los FREE Tours son visitas "supuestamente" gratuitas, de ahí su nombre FREE (gratis), realizadas por personas incompetentes y no profesionales que además cobran "sus servicios" en negro, mediante propinas. 

¿Qué esperar de un free tour?

INFORMACIONES INVENTADAS Y DE DUDOSA CALIDAD

Dado que estas personas carecen de todo tipo de formación en el ámbito del turismo, del arte, de la historia... Se basan en las informaciones que encuentran por Internet, sin comprobar la veracidad de las mismas. A veces, solo hay que escucharlos para darse cuenta de que ¡no se han leído ni la Wikipedia! Puedes hacer la prueba: pregunta cualquier otra cosa de la zona que se salga de "su discurso" o pídeles cambiar de calle y los habrás perdido por completo. 

 

Se inventan informaciones, aprovechándose del desconocimiento de los visitantes sobre la ciudad que están descubriendo, desconocen en muchas ocasiones el idioma y la cultura local, dedicándose a recitar cosas leídas en folletos turísticos o en páginas de Internet de dudosa calidad. 

Sólo buscan el beneficio económico

Los grupos llevados por los acompañantes de FREE Tours son excesivamente numerosos (entre 40 y 60 personas), y carecen de cualquier dispositivo de audio. El pirata no busca el confort de los visitantes, ni transmitirles informaciones de calidad, solo busca el mayor beneficio económico posible. ¡Cuantas más cabezas mejor!

No Estás protegido/a

En caso de ocurrir algo durante la visita, como un accidente, te encontrarás solo/a. El "guía" pirata huirá por todos los medios, puesto que no está entrenado para hacer frente a tales situaciones y la actividad que ejerce lo hace de manera ilegal, sin estar declarada.

Con un guía profesional, contarás con la protección que otorgan sus seguros multiriesgo profesionales que tienen como objetivo proteger al visitante.

No pagan impuestos

En la mayoría de casos, los piratas no están dados de alta como trabajadores autónomos (por voluntad propia), y por lo tanto todas las propinas que reciben se las quedan de manera ilícita, creando dinero negro.

 

Al tener una "renta baja", en algunos países, como en Francia con un gran bienestar social, pueden beneficiarse de ayudas sociales, pagadas por todos aquellos que sí declaramos. El pirata, sin embargo, suelen ganar más dinero que un guía profesional habilitado, el cual destina el 40-50¨% de sus ganancias al pago de las cuotas de seguridad social, de seguros y de impuestos para el bienestar de toda la sociedad.

 

Lo peor, es que empresas conocidas animan al intrusismo laborar y a la evasión fiscal, y después se promocionan en la televisión, como hace la empresa española Civitatis.

No puedes visitar museos ni monumentos

Debido a que no son guías habilitados, no está permitido que los piratas entren y guíen en los museos ni en los monumentos históricos, lo que hará que te pierdas una parte importante del patrimonio. 

 

La directiva europea Bolkestein, a la que hacen referencia muchas personas ansiosas por liberalizar nuestra profesión (que no es una afición), no buscaba "liberalizar" la profesión, es decir, que cualquiera pudiera hacerse guía de la noche a la mañana, sino que un guía habilitado por sus autoridades locales pudiera guiar en otro país de la UE sin requerir de la habilitación del lugar. 


Las excusas habituales

  1. "Los guías oficiales son muy caros o inaccesibles": buena parte de las Oficinas de Turismo en Europa ofrecen visitas guiadas de calidad realizadas por profesionales del turismo en toda legalidad. En mi caso personal, propongo visitas guiadas para particulares a precios bastante asequibles con respecto a los practicados habitualmente.
  2. "Hay que liberalizar la profesión, los guías no dejan entrar más que a los suyos": no es correcto, yo no era amigo de nadie ni tenía conocidos en el gremio. Sin embargo, tras realizar mis estudios en España y en Francia, obtuve mi titulación y habilitación oficial en el país galo y me lancé como guía autónomo. He entrado al gremio de los guías, quienes me han abierto las puertas sin ningún tipo de problemas. Lo único que no nos gustan son los cuentacuentos.

Si apostamos por la liberación de la profesión de guía, habría que seguir con la de los profesores, médicos, arquitectos, abogados, traductores-intérpretes... ¿por qué unas profesiones sí y otras no? ¡Y en tal caso juguemos todos con las mismas normas legales (impuestos, seguros...)! Un restaurante Kebab y uno con estrella Michelín tienen que tener los mismos requisitos (licencia, normas de higiene), aunque se dediquen a diferentes tipos de comida y de clientela. 

 

El guía no es alguien que se aprenda una historieta y la cuente, eso son los FREE Tours. Detrás de un guía, hay una formación importante detrás y un estudio continuo de nuevos datos e informaciones para enriquecerse personalmente, profesionalmente y ofrecer a nuestros visitantes mejores y nuevas visitas cada día.

El trabajo del guía por lo tanto no consiste en hacer la visita X, sino también las horas invertidas en la preparación de dicha visita, en adaptarla a varios idiomas y a los diferentes tipos de públicos (infantil, académico...).

Écrire commentaire

Commentaires: 0