· 

FREE TOUR Estrasburgo, ¡Gratis!

¿Estás en busca de un FREE TOUR en Estrasburgo o en Colmar? ¡Entonces este post te puede interesar!

 

Antes de empezar a leer, pregúntate algo:

- ¿Aceptarías que un médico no cualificado te tratara?

- ¿Te subirías en un autobús de pasajeros con alguien sin carnet de conducir y sin seguro?

- ¿Aceptarías los servicios de un FREE dentista para extraerte una muela?

- ¿Confiarías tu defensa ante un tribunal a un FREE abogado o a tu cuñado?

 

Entonces, ¿por qué dejarías tus merecidas vacaciones en manos de un charlatán, que además te va a pedir dinero? Nadie trabaja gratis.

 

El objeto de este post es presentarte la realidad de los FREE TOURS, pero como siempre, la decisión es tuya.

¿Qué es un free tour?

La gran mayoría de casos, excepto cuando son propuestos por algunas Asociaciones de Guías o con objetivos benéficos, los FREE Tours son visitas supuestamente gratuitas, de ahí su nombre FREE (gratis), realizadas por personas incompetentes y no profesionales que además cobran "sus servicios" en negro, mediante propinas.

 

¿Qué esperar de un free tour?

No mucho, el charlatán que hace los FREE Tour solo tiene interés económico, le interesa poco la calidad de la visita y de las informaciones que da, así como el confort de los clientes y su protección. ¡Cuantas más cabezas, más dinero!

DAN INFORMACIONES INVENTADAS Y DE DUDOSA CALIDAD

Dado que estas personas carecen de todo tipo de formación en el ámbito del turismo, del arte, de la historia... Se basan en las informaciones que encuentran por Internet, sin comprobar la veracidad de las mismas. A veces, solo hay que escucharlos para darse cuenta de que ¡no se han leído ni la Wikipedia! Puedes hacer la prueba: pregunta cualquier otra cosa de la zona que se salga de "su discurso" o a pedirles cambiar de calle y los habrás perdido por completo. 

 

En Estrasburgo, por ejemplo, hay un grupo de 4 charlatanes colombianos, Jonathan & Co., con paraguas rojos, que trabajan a tiempo parcial en un Tapas Bar de la ciudad o repartiendo paquetes en bicicleta, y que por las mañanas/tardes se ponen a cazar turistas hispanos a los que estafar (otros muchos ya fueron cazados por Internet). Cogen el mayor número de personas para dividirse el botín. Pero también los hay más descarados en inglés, francés o alemán. Desgraciadamente, esta plaga existe en el mundo entero...

 

Aun así, los grupos son bastante numerosos (rebaños de 40-50 personas que carecen de audioguías), por lo que el último del grupo tendrá mucha dificultad para escuchar algo. Pero, no hay que preocuparse, tampoco se pierde uno gran cosa :

  • se inventan cosas como: que Adolf Hitler dio un discurso en la Plaza Kléber, cosa que no aparece en los numerosos libros de historia de la ciudad, en Internet ni en los Archivos Municipales (tras varias horas de búsqueda sobre el tema); que los Puentes Cubiertos sirvieron de puerto fluvial (eran una barrera defensiva); que la catedral de Estrasburgo es barroca y no gótica; que la catedral tiene una sola torre para marcar la puerta de entrada... y demás barbaridades.
  • tienen poco conocimiento del idioma y de la cultura local, lo que impide que se transmita correctamente a los visitantes una visión realista de la ciudad,
  • y aparecen de la noche a la mañana sin ningún tipo de formación.

Lo peor, es que empresas conocidas animan al intrusismo laborar y a la evasión fiscal, con la que se promocionan en la televisión después, como la empresa española C***tis, "N°1 en actividades, excursiones y visitas guiadas (mediocres) en español por todo el mundo"

No Estás protegido/a

En caso de ocurrir algo durante la visita, como un accidente, te encontrarás solo/a. El charlatán huirá por todos los medios, puesto que no está entrenado para hacer frente a tales situaciones y la actividad que ejerce lo hace de manera ilegal, sin estar declarada.

Con un guía profesional, contarás con la protección que otorgan los seguros multiriesgo profesionales que tienen como objetivo proteger al visitante.

No pagan impuestos

En la mayoría de casos, los charlatanes no están dados de alta como trabajadores autónomos, y por lo tanto todas las propinas que reciben se las quedan de manera ilícita, creando dinero negro.

 

Al tener una "renta baja", en algunos países, como en Francia con un gran bienestar social, pueden beneficiarse de ayudas sociales, pagadas por todos aquellos que sí declaramos. El charlatán, sin embargo, suelen ganar más dinero que un guía profesional habilitado, el cual destina el 40-50¨% de sus ganancias al pago de las cuotas de seguridad social, de seguros y de impuestos para el bienestar de toda la sociedad.

 

Un FREE Tour puede obtener fácilmente 400 € en una única visita. Haz la cuenta, si lleva 40 personas, y cada una da 10 € (de media se dan 10-20€) se puede llegar rápidamente a grandes cantidades de dinero. Ese dinero, legalmente ha de ser declarado, pero ¿quién controla eso?

A menudo, la "foto final" del Tour sirve para demostrar el número de participantes, para que aquellos charlatanes que están dados de alta como trabajadores autónomos (los menos) declaren 2 € por persona, independientemente de lo recibido.

No puedes visitar museos ni monumentos

Debido a que no son guías habilitados, no está permitido que los charlatanes entren y guíen en los museos ni en los monumentos históricos, lo que hará que te pierdas una parte importante del patrimonio. 

 

La directiva europea Bolkestein, a la que hacen referencia muchas personas ansiosas por liberalizar nuestra profesión (que no es una afición), no buscaba "liberalizar" la profesión, es decir, que cualquiera pudiera hacerse guía de la noche a la mañana, sino que un guía habilitado por sus autoridades locales pudiera guiar en otro país de la UE sin requerir de la habilitación del lugar. 

Experiencia personal

Durante un viaje de 2 días a la ciudad belga de Brujas, de camino a la Oficina de Turismo, me encontré con uno de estos charlatanes, un joven canario que tenía la idea de ser algún día guía profesional, pero mientras tanto se dedicaba al intrusismo bajo un paraguas naranja, explotado por una gran empresa belga.

 

Quise realizar la experiencia por ver qué tipo de informaciones daba. La verdad, que al desconocer la historia de la ciudad, no pude saber si las informaciones dadas eran ciertas o no, lo que le ocurre a muchas personas que recurren a este tipo de servicio.

Pero hay dos informaciones en las que pude saber que estaba mintiendo:

  • "El nombre de la ciudad de Brujas, tiene su origen en el ruido que producían los trenes en el túnel que entraba a la ciudad: Bruj, Bruj, Bruj". ¿Y antes de la creación de los trenes en el siglo XIX? ¿Cómo se llamaba la ciudad, No name's land (la ciudad sin nombre)? Simplemente, el nombre deriva del neerlandés Brugge (puentes) que a los españoles les sonó a "Bruja".
  • "El arte gótico flamígero o tardío apareció en Brujas". ¿Cómo puede alguien afirmar algo que en lo que no tienen certeza ni los historiadores del arte? Se puede hablar de manera hipotética pero no con certeza sobre un hecho no probado.

Al final de la visita, mi idea era no dar ni un céntimo, ya que la visita era FREE (gratis), pero simplemente por la amabilidad que tuvo el muchacho en explicarme el mundo oscuro de los FREE Tours, que he plasmado arriba, me hizo darle un billetito de 10 €. Evidentemente, 8 de esos euros irían a su bolsillo "en negro". 

Las excusas "baratas"

"Los guías oficiales son muy caros o inaccesibles": buena parte de las Oficinas de Turismo en Europa ofrecen visitas guiadas de calidad realizadas por profesionales del turismo en toda legalidad. En mi caso personal, propongo visitas guiadas para particulares a precios bastante asequibles con respecto a los practicados habitualmente.

 

"Hay que liberalizar la profesión, los guías no dejan entrar más que a los suyos": no es correcto, yo no era amigo de nadie ni tenía conocidos en el gremio. Sin embargo, tras realizar mis estudios en España y en Francia, obtuve mi titulación en el país galo y me lancé como guía autónomo. He entrado al gremio de los guías, quienes me han abierto las puertas sin ningún tipo de problemas. Lo único que no nos gustan son los cuentacuentos.

 

Si apostamos por la liberación de la profesión de guía, habría que seguir con la de los profesores, médicos, arquitectos, abogados, traductores-intérpretes... ¿por qué unas profesiones sí y otras no? ¡Y en tal caso juguemos todos con las mismas normas legales (impuestos, seguros...)! Un restaurante Kebab y uno con estrella Michelin tienen que tener los mismos requisitos (licencia, normas de higiene), aunque se dediquen a diferentes tipos de comida. 

 

El guía no es alguien que se aprenda una historieta y la cuente, eso son los FREE Tours. Detrás de un guía, hay una formación importante detrás y un estudio continuo de nuevos datos e informaciones para enriquecerse personalmente, profesionalmente y ofrecer a nuestros visitantes mejores y nuevas visitas cada día.

El trabajo del guía por lo tanto no consiste en hacer la visita X, sino también las horas invertidas en la preparación de dicha visita, en adaptarla a varios idiomas y a los diferentes tipos de públicos (infantil, académico...).

Écrire commentaire

Commentaires: 0