· 

Ventajas de elegir un Guía Oficial de Turismo

El guía habilitado u oficial es un profesional, y no un aficionado, su experiencia y estudios le avalan. Hará de su visita un momento único y entretenido, y le facilitará la comprensión de los lugares que visite en su compañía.

 

Según el Comité Europeo de Normalización (CEN) un guía es una « persona que guía a los visitantes en el idioma de su elección e interpreta el patrimonio cultural y natural de una zona, que normalmente posee una titulación específica sobre una zona, por lo general emitido o reconocido por las autoridades competentes. ». No basta con aprenderse un artículo de Wikipedia para ser guía. 

Una garantía de calidad

El guía oficial desempeña un papel destacado poniendo en valor el patrimonio histórico, cultural y gastronómico del país, ciudad o región. También son los únicos guías externos autorizados a guiar en monumentos y museos.

Un guía oficial tiene buena capacidad de relacionarse con la gente y sentido de la pedagogía.

También tiene una gran disponibilidad y una buena capacidad de adaptación a las expectativas de los turistas, de las agencias de viajes y turoperadores.

Esta profesión requiere estudios universitarios y de conocimientos en ámbitos diversos (historia, política, sociedad, cultura, arte, turismo), así como conocimientos específicos en técnicas de guiado y de comunicación.

Puede realizar una misma tipologia de visita en varios idiomas con total fluidez. El aprendizaje de los idiomas ha sido expresamente orientado para el ejercicio de la profesión de guía turístico. 


Está en regla con la administración

Un guía oficial posee una habilitación de la administración turística competente.

Para alcanzar esta habilitación se requieren conocimientos generales y específicos, y por lo tanto años de estudios. Tras ser habilitado, el guía debe seguir cultivándose para actualizar sus visitas, así como para crear otras nuevas.

El guía oficial está en regla con la administración fiscal y social, a la cual debe destinar una parte importante de sus ingresos.

Remunerar a aficionados mediante propinas es contribuir al intrusismo laborar y a la evasión fiscal. 


Tranquilidad para el visitante

El visitante puede estar seguro de que las informaciones de su guía oficial son veraces y de calidad. El guía diplomado no da informaciones fruto de la invención para "salir del paso".

El guía oficial, numerosas veces, ejerce de oficina de turismo. Como embajador de su ciudad o región, no puede permitirse dar informaciones erróneas a los visitantes. 

El visitante/grupo puede tener preferencia de paso a un monumento/museo por el hecho de ir acompañado de un guía habilitado. 

El visitante/grupo está protegido por su guía oficial, titular de un seguro de Responsabilidad Civil profesional.


Y recuerda... nadie hace nada « free » (gratis), siempre te pedirán algo a cambio.